Dies des del Referèndum

Fes una piulada

Cercar en aquest blog

StatCounter

2.19.2017

Ningún Demócrata Puede Quedarse Impasible

1. Ningún demócrata puede quedarse impasible ante el juicio -que nunca debió celebrarse- de tres políticos (Artur Mas, Joana Ortega y Irebe Rigau, esta última en ejercicio) que si se han caracterizado por algo ha sido por el escrupuloso respeto a la legalidad. Resistiendo unas presiones notorias de otros partidos independentistas.

2. Ningún demócrata puede quedarse impasible ante la demora del veredicto del tribunal. Si no se publicara antes del juicio que empieza en el Tribunal Supremo el lunes 27 de enero del otro político encausado, Francesc ("Quico") Homs, y coincidiera con ella, planaría por siempre la duda de si el TSJC habría redactado su sentencia no en función de las pruebas presentadas en Barcelona, sino en función de otras circumstancias, externas y posteriores al juicio que empezó el 6 de febrero. Además, al ser previsible que el veredicto (sea cual fuere) será objeto de recurso al tribunal jerárquicamente superior, cabría añadir otro elemento más perverso: de dejar en papel mojado la posibilidad de presentar recurso con una mínima esperanza de ser escuchado.


3. Ningún demócrata puede quedarse impasible ante la posibilidad de que un solo cargo de un Parlamento, en este caso el catalán, sea apartado de su cargo por poderes externos al poder legislativo. Tanto la Constitución como el Estatut consagran la inviolabilidad tanto de las cámaras legislativas como de las opiniones y votaciones de sus miembros. 

4. Ningún demócrata puede quedarse impasible ante la actual estrategia del Estado en contra de un proceso que ha sido y es meticulosamente democrático y pacífico hacia la independencia de Cataluña, cuando a través de los medios y de las declaraciones de determinadas personas mayores de edad se intenta crear un estado de opinión en el resto de España, según el cual hay en Cataluña una violencia y un clima de violencia gravísimos, que justificarían medidas políticas e incluso medidas de sebguridad. 

¿En fin, dónde están las voces indignadas de los democrátas españoles ante el trato aque está dando el Gobierno español a las multitudinarias demandas de una altísima proporción de la sociedad catalana? Donde está aquel 52% de la población española que ante la hipótesis de que Cataluña celebraba un referéndum y votara a favor de su independència, estaba de acuerdo en que el gobierno español aceptara la voluntad del pueblo catalán?



2.17.2017

"GUERRA INSINÚA QUE HAY QUE SUSPENDER LA AUTONOMÍA DE CATALUÑA"

Carta enviada a "Tiempo Hoy"

Sr. Director,

He leído con estupor, como si fuera de otro país, su resumen, "Guerra insinúa que hay que suspender la autonomía de Cataluña", de un artículo publicado este viernes, según parece, por la revista Tiempo, revista que no leo. Entre colillas, el Sr. Alfonso Guerra se queja de "los casos en los que las autoridades no cumplen con las responsabilidades mandatadas mediante elecciones libres y democráticas". Pero parece no referirse a los partidos y coaliciones que ganaron en septiembre de 2015 las elecciones en Cataluña, cuyos programas decían muy, muy claramente que su objetivo era conseguir la independencia de Cataluña por la vía pacífica y democrática, y que no fueron impugnados por nadie. El Govern de Catalunya, con apoyo de la mayoría absoluta del Parlament de Catalunya, está intentando cumplir con sus "responsabilidades mandatadas mediante elecciones libres y democráticas", justamente esto. Con ofertas repetidas de negociación con el Estado, que todo el mundo sabe (y Guerra reconoce) han caído sobre orejas sordas.

Aparte de esta alarmante contradicción, hay otra afirmación igualmente proecupante muestra de que el Sr. Alfonso Guerra tiene una visión muy alejada de la realidad. Dice, siempre según el artículo citado, que "el nacionalismo [el catalán, se supone] ha interpretado esa pasividad [la de Rajoy] como un signo de debilidad y ha contestado con una escalada de provocaciones y amenazas”.

La escalada de provocaciones empezó el triste día de 2006 en qué el Partido Popular declaró la guerra (valga la redundancia) al proyecto de nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña. La pasividad la ejerció Rodríguez Zapatero (sí, el de la famosa frase "Apoyaré la reforma del Estatuto que apruebe el Parlamento catalán") después de la humiliante sentencia del Tribunal Constitucional de 2010.

Y en la relación entre Cataluña y los gobernantes de España, desde entonces, la "escalada de provocaciones y amenazas" ha sido constante por parte de un gobierno español nada pasivo. Un gobierno español que expulsa ciudadanos extranjeros por ser catalanistas, que no renueva cátedras a personas que, totalmente al margen de su empleo, explican porque son favorables a una Cataluña independiente. Un gobierno que ha decidido prescindir de sus compromisos firmados con Cataluña, de la ley y de decenas de sentencias de los tribunales favorables a Cataluña, aplicando medidas vejatorias contra los ciudadanos de Cataluña (se sientan catalanes o no). Que no ha respetado los compromisos financieros derivados de una ley orgánica. Un gobierno con nos amenaza con dejarnos "vagando en el espacio" si deviene independiente. Que amenazó, sin razón alguna, de quitar a toda la población de Cataluña, lo quiera o no, la ciudadanía española ("y la europea?" incluso preguntó el presidente del gobierno, totalmente descolocado). Que amenazó, sin razón alguna, con retirar las pensiones a los pensionistas residentes en Cataluña. Un gobierno que convierte a sus oponentes políticos en objetivos a destruir en los tribunales mediante interpretaciones perversas de las leyes, con los fiscales en Cataluña forzados en contra de su parecer unánime a llevar acciones penales contra políticos catalanes que han actuado con toda transparencia, en ejercicio de sus responsabilidades y en cumplimiento de sus compromisos electorales, para que los ciudadanos pudieran ejercer unao de los derechos fundamentales: su libertad de expresión. Un Gobierno que actua en contra de la Constitución y de Leyes Orgánicas cuando pretende perseguir penalmente a representantes legítimos del pueblo: el Parlament de Catalunya es inviolable (55.3 EAC) y los miembros del Parlament son inviolables por los votos y las opiniones que emitan en el ejercicio de su cargo (57.1 EAC).

Y para colmo de las provocaciones (las cuales, sin excepción, han sido conllevadas con madura paciencia por Cataluña y los catalanes) el Plan de cercanías de Barcelona 2008-2015, que suponía un compromiso de inversión estatal de €4.000 miliones para modernizar y ampliar las infraestructuras de la red de cercanías. En octubre de 2016 se había cumplido el 10% de la inversión prometida. ¿Cómo entonces, podia el nuevo ministro, ofrecer un nuevo plan sin haber ejecutado el anterior? En Cataluña la pérdida total de credibilidad de los representantes del poder central, sean o no habituales ocupantes del palco del Bernabeu, supone un golpe definitivo para cualquiera que pretenda reconducir la situación sin recurrir, claro está, a intervenciones como las que el Sr. Guerra parece proponer y que corresponden más a un tic dictatorial o absolutista -con un espíritu de colonizador- que a una manera democrática de resolver los problemas.Me pregunto, para acabar, en cuántos artículos de Tiempo se ha dado voz (como ahora a Guerra) a los protagonistas catalanes del proceso hacia la independencia, en los últimos años. A Junqueras? A Mas? A Castellà? A Puigdemont? A Mas Culell? A cuántos prestigiosos intelectuales? 


Quisiera equivocarme -y lo digo sinceramente- pero en Cataluña existe la clara impresión -respaldada, además, con datos objetivos- de qué prácticamente todos los medios de ámbito estatal, públicos y privados, proyectan a sus lectores, oyentes y televidentes una única visión de lo que está pasando en Cataluña -muchas veces con manipulaciones e incluso grandes mentiras, blindadas contra la rectificación-, lo que les esconde buena parte de la realidad, y hace imposible que la gran mayoría sepa los motivos reales, profundos que han movido millones de catalanes a querer (re)constituir su propio Estado. Sin dejar de ser el mejor vecino de España.

The day Puigdemont gets tossed in prison

"The trials that are now underway are just a foretaste. The moment of truth will not take long to arrive. I don't think we will have to wait until June to see president Puigdemont before the courts."

By: Pere Cardús Cardellach
16/02/2017 02:00

Have you noticed how anxious they are? Have you seen how willing they are to make fools of themselves? Do you realise that their attitude is proof of their failure? The show by the Barcelona prosecutor,  Josep Piqué's outbursts, the prosecutor's political statement and final justifications in the trial on the 9 November poll. I do not need to add any more. Every day there are new examples. The fact is that they are very nervous. They were convinced the whole thing was a kind of invention to scrounge more powers. But now they realize that everyone here is committed and that we are steaming ahead. And now they're shitting in their pants.

It can't be easy, if we get inside the mind of one of these colonizers, to absorb the idea that those inferior beings have decided that the show is over. Those boring yet amusing creatures who had dominated for ages, that they had been taught to regard as their property ... Remember the way we used to be treated by many of these colonial agents, who  now moan as if they were victims, and make fools of themselves? Remember that patronizing way they spoke to us! How condescending they were! It can't be easy to digest this change.

Leaving aside their mood, we need to worry about how they can react. I have said more than once that a wounded animal is the most dangerous one. In any case, now the hurdle of the budget has been overcome, the remaining steps to independence are very clear. The disconnection bills have to be put to Parliament, they have to be adopted, the referendum has to be called, and if after the campaign the Yes vote wins,  independence will be proclaimed. But beware: at that moment a new obstacle race will start. But independence will have been proclaimed, and there will be no turning back.

These remaining steps before proclaiming independence seem easy on paper, but are the most tricky and risky moments of all the path covered hitherto. And the most important thing now will be to manage the calendar. This is the most powerful weapon that politics has. Whoever controls the time or if you like, the calendar, has the upper hand. And Spain will do all it can to disrupt whatever plans the pro-independence majority may have. In this regard, before taking any decision one question needs to be answered: are we doing this of our own free will, or because the state leaves us no other option?

My impression - though I am not prone to make predictions - is rhat the trials that are now underway are just a foretaste. The moment of truth will not take long to arrive. I do not think we will have to wait until June to see president Puigdemont before the courts. Are we willing to see Puigdemont behind bars? Spain for months has been weaving a speech to be used to justify strong repression in Catalonia. Lacking arguments and project even have a way-the only way that have really busy during the centuries: the repression. This is their natural language. A language they have only sophisticated a bit when they have wanted to enter clubs like the EU.

I have no idea whether the referendum will be called before or after the summer. Nor do I know if it will be possible to call it or if conditions will allow a complete vote. My feeling is that they think that fear is the only way. And not the fear of losing pensions or of wandering for centuries through outer space. I mean a real and specific threat. Imprisonment and physical impairment. I am not saying this to scare anyone. I say this so that we can get ready and know how to respond worthily to the siege of democracy that our country may have to live through in the months ahead. If we can withstand the onslaught we will have won.

@PereCardus Journalist

2.14.2017

Article by the 13th Marquise of Casa Fuerte, Cayetana Álvarez de Toledo

Here is a quick translation of an premonitory article, "Aténgase el que atente" written by the 13th Marquise of Casa Fuerte, Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos, published on February 6th 2017.
Baròmetre de l'ús del català a Internet