Compte enrere

Fes una piulada

Cercar en aquest blog

StatCounter

2.19.2017

Ningún Demócrata Puede Quedarse Impasible

1. Ningún demócrata puede quedarse impasible ante el juicio -que nunca debió celebrarse- de tres políticos (Artur Mas, Joana Ortega y Irebe Rigau, esta última en ejercicio) que si se han caracterizado por algo ha sido por el escrupuloso respeto a la legalidad. Resistiendo unas presiones notorias de otros partidos independentistas.

2. Ningún demócrata puede quedarse impasible ante la demora del veredicto del tribunal. Si no se publicara antes del juicio que empieza en el Tribunal Supremo el lunes 27 de enero del otro político encausado, Francesc ("Quico") Homs, y coincidiera con ella, planaría por siempre la duda de si el TSJC habría redactado su sentencia no en función de las pruebas presentadas en Barcelona, sino en función de otras circumstancias, externas y posteriores al juicio que empezó el 6 de febrero. Además, al ser previsible que el veredicto (sea cual fuere) será objeto de recurso al tribunal jerárquicamente superior, cabría añadir otro elemento más perverso: de dejar en papel mojado la posibilidad de presentar recurso con una mínima esperanza de ser escuchado.


3. Ningún demócrata puede quedarse impasible ante la posibilidad de que un solo cargo de un Parlamento, en este caso el catalán, sea apartado de su cargo por poderes externos al poder legislativo. Tanto la Constitución como el Estatut consagran la inviolabilidad tanto de las cámaras legislativas como de las opiniones y votaciones de sus miembros. 

4. Ningún demócrata puede quedarse impasible ante la actual estrategia del Estado en contra de un proceso que ha sido y es meticulosamente democrático y pacífico hacia la independencia de Cataluña, cuando a través de los medios y de las declaraciones de determinadas personas mayores de edad se intenta crear un estado de opinión en el resto de España, según el cual hay en Cataluña una violencia y un clima de violencia gravísimos, que justificarían medidas políticas e incluso medidas de sebguridad. 

¿En fin, dónde están las voces indignadas de los democrátas españoles ante el trato aque está dando el Gobierno español a las multitudinarias demandas de una altísima proporción de la sociedad catalana? Donde está aquel 52% de la población española que ante la hipótesis de que Cataluña celebraba un referéndum y votara a favor de su independència, estaba de acuerdo en que el gobierno español aceptara la voluntad del pueblo catalán?



Baròmetre de l'ús del català a Internet